Pastoral

LEMA 18/19

¿TE ATREVES?

El lema de este curso: ¿TE ATREVES? tiene como objetivo ayudar a los adolescentes y jóvenes a descubrir la vida como vocación y acompañarlos en el discernimiento de su vocación específica. El discernimiento vocacional es “el proceso por el cual la persona llega a realizar un diálogo con el Señor y escuchando la Voz del Espíritu, las elecciones fundamentales empezando por la del estado de vida; y cuál es el campo den el que se pueden utilizar los propios talentos: ¿la vida profesional, el voluntariado, el servicio a los últimos, la participación en la política?”
El logo está formado por unos auriculares que, al mismo tiempo, son signos de interrogación. Los auriculares resultan ambivalentes: por un lado, son instrumentos para la escucha; por otro aislan al individuo de cuanto le rodea. Además, uno de esos auriculares lleva incorporado el micrófono, que simboliza la capacidad de responder.
Los diversos colores del fondo simbolizan la pluralidad de respuestas o caminos posibles. Está formado por signos de interrogación que acompañan la pregunta “¿Te atreves?”. Aparece también la arroba @ que forma parte de todas las direcciones de e-mail; junto con el icono del wifi simbolizan la conectividad. El ser humano es sociable por naturaleza y necesita vivir conectado a los demás (e-mail), también está abierto a la transcendencia: el wifi puede simbolizar la presencia del Señor, que está en todas partes y con quien todo joven puede conectar sin necesidad de Password o contraseñas complicadas: el wifi de Dios es gratuito y abierto a todos.
El logo institucional está presente en el interior de una lupa, que simboliza la búsqueda, actitud válida para todo ser humano pero que caracteriza, especialmente a los adolescentes y jóvenes. Junto a ella el infinitivo VIVIR como la primera y gran oferta vocacional: aceptar la vida como vocación, dotarla de sentido, vivir en plenitud.

Evangelio del día

Actividades curso 18/19

LEMA 17/18

CAMBIA CON SENTIDO

Nuevamente ofrecemos un lema redactado en imperativo porque es el modo verbal que nos invita y casi nos empuja a la acción, en este caso, al cambio.

Pero no proponemos el cambio por el cambio, sino un cambio Con-Sentido.

La palabra sentido es polisémica. Por un lado indica dirección (ej.: “en esa calle los coches circulan en sentido ascendente”), por otro, significado (ej.: “es hermoso el sentido de este poema”). El cambio que proponemos ha de tener una dirección (un para qué, un hacia dónde) y ha de tener significado. No es el cambio por el cambio, la novedad por la novedad. Es el cambio para acercar cada vez más nuestra realidad al Reinado de Dios que anunciamos como un futuro en cuya construcción estamos comprometidos ya aquí y ahora.

Tiene que ser, también, un cambio consentido, es decir, no forzado. Consentir quiere decir aceptar algo, condescender en que se haga. Cada persona dispuesta a colaborar tiene que consentir ese cambio en sí misma, ofrecer su voluntad generosamente a la construcción de esa nueva realidad; tiene que querer y estar dispuesta a cambiar ella misma para cambiar el mundo. Consentir significa, también, creer algo; sólo desde la creencia en que ese cambio es posible nos convertiremos en agentes de ese cambio. Y todo tenemos que hacerlo con mimo, con cariño, porque consentir, también es mimar a los hijos.

A menudo, la visión que tenemos del mundo obedece a interpretaciones y visiones personales. “No vemos las cosas como son, sino como somos”. Por eso, durante este año nos sentimos invitados a cambiar la forma en que aplicamos nuestros sentidos a la realidad; nos sentimos invitados a mirar de otro modo, a oír de otro modo (a escuchar), a oler, a gustar, a tocar y sentir de otro modo. Ese otro modo es el modo evangélico, un modo constructivo, que descubre la mano de Dios obrando en nuestra realidad, que sabe discernir su plan creador y su voluntad en todo cuanto nos rodea.

Esta es la propuesta de un cambio con-sentido.

Evangelio del día

Actividades curso 17/18

Lema curso 16/17

Contagia Alegria

El lema de este año nos invita, en primer lugar, a vivir la alegría que nace de la fe; pero, también, a compartirla. Un compartir que no es fruto del esfuerzo voluntarista, sino que surge espontáneamente: se contagia.
El logo está compuesto por el lema integrado en el símbolo matemático del infinito: ∞ (un ocho acostado) y una sonrisa bajo la palabra Alegría. La sonrisa es la parte exterior de la alegría, su visibilidad. Indica la gratuidad: la alegría que se ofrece a los demás. Hace referencia, también, a la dimensión lúdica de la vida, a la diversión, al buen humor. En matemática, el infinito se refiere a una cantidad sin límite o final, como opuesto a finito. El contagio de la auténtica alegría se propaga hasta el infinito, sin límite.
Lo infinito, por definición, no admite ninguna restricción. Por eso es absolutamente incondicionado, como la alegría, que no pone condiciones para sentirse, para expresarse, para contagiarse…
Al no tener límites, el infinito lo engloba todo, es aquello que contiene todo y fuera de lo cual no hay nada. Para nosotros es metáfora de la transcendencia, de Dios, que ocupa toda nuestra vida, pues “en Él vivimos, nos movemos y existimos” (Hechos 17, 28)

Evangelio del día

Actividades curso 16/17

Voluntariado

¿Te gustaría realizar un voluntariado?

El voluntariado es más que vivir una experiencia aislada; es un proceso de aprendizaje basado en las vivencias, contacto y relaciones con otras personas, realidades y culturas; la construcción de un compromiso social que promueva la participación como instrumento de cambio.

Éste verano!!! Cambia con sentido!!

Voluntariado en las 3000 viviendas

Proyecto educativo para la infancia y adolescencia coordinado por una Religiosa de Jesús-María, llevado a cabo por Cáritas, que pertenece a la Pastoral Juvenil Salesiana, de la Parroquia de Jesús Obrero situada en el Polígono Sur. Se atienden alrededor de 120 niños/as de 6 a 18 años. Un aula por curso escolar con 6 horas semanales de refuerzo educativo, actividades culturales, deportivas y de tiempo libre.

Desde la Residencia María Inmaculada se fomenta la solidaridad y qué mejor manera que ayudar a estos niños en riesgo de exclusión social, participando y dando apoyo a los niños una vez a la semana, durante dos horas.

Voluntariado Personas Sin Hogar

Un café como excusa para un rato de conversación.

El proyecto no tiene como fin dar comida ni satisfacer necesidades básicas, sino acompañar, orientar, dignificar, formar y ayudar a las personas sin hogar. El café, caldo, zumo, galletas que se les ofrece es solo un pretexto para acercarnos un rato a hablar con ellos y así poco a poco ganarnos su confianza. Una vez tengamos su confianza, se les podrá ayudar en la mejora de su autoestima, solución de problemas necesidades y conflictos que se le presentan, y siempre ofrecer escucha activa. Las salidas son los miércoles, dividiéndonos en grupos para cubrir las máximas zonas posibles de la ciudad. Nuestras chicas de la residencia salen cada quince días ayudando a este grupo a que se lleve a cabo este voluntariado; proyecto financiado por cáritas universitaria.

¿Quieres hacer un voluntariado internacional?

Este voluntariado ofrece una experiencia de colaboración, compromiso y participación en favor de las adolescentes y jóvenes más desfavorecidas.

¿Dónde te gustaría ir?

Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, México, Perú, Burkina Faso, Mali, Filipinas, India.